Silo

 

Silo (Mario Rodriguez Cobos) es el guía espiritual que surge en este tiempo convulsionado, violento y desesperanzado. El mensaje que entregó es simple y profundo al mismo tiempo. Su obra ha trascendido todas las fronteras y tiene seguidores en las más diversas culturas de todos los continentes.

En 1969 comenzó la vida pública de Silo con dos hechos fundamentales: una arenga ante un puñado de personas que dio el 4 de mayo en Punta de Vacas, un pueblito cordillerano situado en la frontera entre Argentina y Chile: La curación del sufrimiento. En ese mismo lugar escribió La Mirada Interna, libro publicado el año 1972.

Ambos, la alocución y el libro, son la piedra angular de su enseñanza. En la primera plantea la raíz del sufrimiento “…únicamente puedes acabar con la violencia en ti y en los demás y en el mundo que te rodea, por la fe interna y la meditación interna…” mientras que en La Mirada Interna desarrolla cual es el verdadero sentido de la vida. “Aquí se cuenta cómo al sinsentido de la vida se lo convierte en sentido y plenitud. Aquí hay alegría, amor al cuerpo, a la naturaleza, a la humanidad y al espíritu. Aquí se reniega de los sacrificios, del sentimiento de culpa y de las amenazas de ultratumba. Aquí no se opone lo terreno a lo eterno. Aquí se habla de la revelación interior a la que llega todo aquel que cuidadosamente medita en humilde búsqueda.”

Silo dio charlas, conferencias y participó en encuentros masivos en los que expresó sus puntos de vista y enseñanzas a cientos de miles de personas desde México a Bombay, de París a Moscú, de Manila a Copenhague, en Sri Lanka y en Nápoles, Nueva York y Quito. Por todo el mundo se suman adherentes a sus planteos de esperanza, de posibilidad de cambio, de certeza en que el ser humano puede definitivamente devenir en un verdadero ser humano, dejando atrás la prehistoria de sufrimiento, de nihilismo, de violencia. “…Pero a pesar de todo… A pesar de ese desgraciado encierro, algo leve como sonido lejano, algo leve como brisa amanecida, algo que comienza suavemente, se abre paso en el interior del ser humano…”

Silo, además, ha sido el inspirador de la nueva corriente llamada Humanismo Universalista, línea de pensamiento al mismo tiempo plural y convergente, que hace frente a la discriminación, al fanatismo, a la explotación y a la violencia.